13Feb Familia de Origen

Estaba amargado por mis padres hasta que me di cuenta de lo amargados que estaban por sus padres. —Birdie V.

A veces los niños adultos nos resentimos con nuestra propia familia de origen y olvidamos que todos tenemos una familia de origen. Incluso nuestros padres. Especialmente nuestros padres, de hecho. Puede ser curativo reflexionar sobre la vida temprana de nuestros padres, qué modelos se les presentaron y cómo se espera que respondan.

A diferencia de nosotros, es probable que no tuvieran libros, grupos o reuniones de autoayuda, padrinos o un programa de autoayuda. No tenían ideas sobre el progreso de toda la vida hacia un mejor yo. Alguien tiene que romper el círculo vicioso. El resentimiento engendra resentimiento, y la amargura engendra amargura. Si odiamos lo que recibimos de nuestros padres, es probable que ellos también odiaran lo que recibieron de sus padres. Pero nadie rompió el ciclo, así que simplemente siguió rodando. Un día nuestros propios hijos pueden estar trabajando en su familia de origen. Eso es algo para pensar, ¿no es así? ¿Cuánto esperaremos por su comprensión?

Hoy pensaré objetivamente sobre los ciclos de vida. Viviré sabiendo que mis propios hijos algún día me juzgarán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s