Hacer enmiendas – Paso 9 y 10

Hacer enmiendas – Paso 9 y 10

Paso Nueve : En cuanto nos fue posible, hicimos enmiendas a estas personas, excepto cuando el
hacerlo implicaba perjuicio contra ellos u otros.

¿POR QUÉ HACER ENMIENDAS?

Para muchos de nosotros en ACA, nuestro papel más cómodo había sido el de víctima. Habíamos esperado años para que alguien, cualquiera, hiciera las paces con nosotros. El Paso Nueve nos llevó a nuestro momento de la verdad. Nos pidió que tomáramos esa acción en particular … este era realmente el momento de buscar guía espiritual.

En el pasado, es posible que hayamos minimizado nuestro efecto sobre los demás. Ahora ya no creemos que lo que hacemos sea insignificante.

Puede que no hayas escrito una lista, pero si te has relacionado con personas, tienes una lista. Cualquier relación, pasada o presente, con la que no se sienta bien; cualquier persona, incluyéndote a ti mismo, sobre la que albergas sentimientos de angustia , culpa y no resueltos; cualquier relación que trae discordia a la mente o al corazón; todos están en esta lista. Estas relaciones están bloqueando tu corazón y tu capacidad de amar y dejar entrar el amor.

El Paso 9 nos da una base de lo que se convertirá en una nueva forma de vida: permitir que otras personas tengan sus caminos y problemas y aprender a tener los nuestros. En este Paso aprendemos a reconocer nuestro poder para asumir la responsabilidad de nosotros mismos y de nuestra conducta en las relaciones.

El paso 9 trata de hacer las paces con nosotros mismos y con los demás. Ese es el propósito de las enmiendas.

PERDÓN

Trabajar en el perdón antes de hacer las paces es muy importante. A medida que dejamos atrás el pasado, aceptamos la verdad sobre él y aprendemos sobre nuestra libertad de elección Hoy en la recuperación , comenzamos a sentir una nueva paz interior. Esto abre la puerta para restaurar las relaciones con nosotros mismos y los demás. Sin perdón, abrigamos resentimientos y nuestras reparaciones pueden no ser genuinas. Este no es el momento de “actuar como si”.

Es posible que debamos comenzar por escribir una lista de todas las personas que nos han hecho daño y hacia las que todavía guardamos resentimiento. Necesitamos soltar la parte de la otra persona y ser responsables solo de nuestra parte. Hacer las paces de esta manera nos da la experiencia de estar libres del peso de la vergüenza, la culpa y la responsabilidad excesiva.

El perdón llega a su debido tiempo. Primero tenemos que trabajar y experimentar plenamente nuestros sentimientos. Necesitamos descubrir cuál es la lección para nosotros y cuáles deben ser nuestros nuevos comportamientos y respuestas para que el abuso o maltrato no continúe. A menudo, la lección es aprender a reconocer mi poder para cuidarme con la gente. Este es un proceso de duelo, realizado en etapas que comienzan con la negación y nos llevan a la ira y la tristeza. Una vez que lo hayamos hecho, estamos listos para perdonar, pero no hasta entonces. El perdón hecho demasiado pronto será ineficaz y requerirá rehacerlo.

Estar libre de resentimiento es una reparación a sí mismo.

¿CÓMO PODEMOS HACER ENMIENDAS?

Las enmiendas son nuestra pura verdad sin culpa, distracción, justificación o manipulación; asumimos la responsabilidad de nuestra experiencia. Entendemos que hacer las paces también significa que estamos verdaderamente comprometidos a cambiar con la ayuda de nuestro Poder Superior.

Lo que la mayoría de nosotros quería en el camino de la reparación de otro era que esa persona reconociera su parte en dañarnos. También queríamos que se reconocieran nuestros sentimientos y nuestra percepción del incidente. Y si íbamos a continuar en una relación con esta persona, queríamos que se comportara de manera diferente con nosotros. Y así llegamos a un método para enmendar: reconocer nuestro comportamiento dañino y los sentimientos de la otra persona en el asunto, seguido de un cambio en nuestro propio comportamiento.

Utilizamos comunicaciones sencillas, directas y específicas. Nos acercamos a Dios, a nosotros mismos y a los demás con compasión, respeto y comprensión, manteniendo nuestra humildad, espiritualidad y límites lo mejor que podemos.

Las enmiendas no se tratan de quitarnos las cosas del pecho a expensas de los demás. No se trata simplemente de limpiar el aire. Más bien, son ejercicios espirituales de humildad mediante los cuales estamos atentos a nuestras actitudes y acciones. El comportamiento saludable puede ser nuestra enmienda más poderosa; es un testimonio de nuestra recuperación. Este puede ser el mejor regalo del Paso Nueve.

DEJAR IR RESULTADOS

Si nuestros motivos para nuestras enmiendas y cambios se basan en expectativas de los demás ahora les agradara, lo perdonarán, aceptarán o estarán disponibles para nosotros, es probable que nos decepcionemos profundamente.

Algunos de nosotros esperamos primero que aquellos que nos han hecho daño asuman su responsabilidad. Creemos que nuestro dolor se aliviará si otras personas también se enmendan. Nos arriesgamos al fracaso si nos acercamos a este Paso con expectativas de cómo resultarán nuestras enmiendas.

A medida que describimos nuestros comportamientos inapropiados y nuestras enmiendas, otras personas pueden reaccionar con enojo. Pueden sentirse heridos o comprensivos. Nuestro trabajo es escuchar y reconocer sus sentimientos. Algunas personas pueden ver nuestros comportamientos disfuncionales como normales y quieren descartarlos y nuestras reparaciones. Aceptando que este es su punto de vista, podemos reformular nuestras enmiendas para ayudar a mantener en orden nuestros límites y nuestra perspectiva de recuperación. Recordamos que estamos limpiando nuestra parte en cada relación, sin importar cómo lo vean los demás.

ENMIENDAS EN VIDA

Algunas personas a las que les debemos enmiendas pueden no estar vivas o no se les puede encontrar. A veces, alguien puede negarse a escuchar una enmienda que nos gustaría hacer. Cuando no hay posibilidad de hacer una reparación directa, ser útil a los demás es nuestra reparación. Al dar, recibimos y obtenemos paz en un espíritu que una vez estuvo lleno de remordimiento y dolor.

Ejemplos de enmiendas en vida:

-Escribir cartas y leerlas a nuestro Poder Superior y nuestro padrino.

-Llevar el bien al presente de maneras que no pudimos o no pudimos en el pasado.

-Decir “no” para cuidarnos.

-Expresar opiniones diferentes y dejar de lado nuestros miedos de lo que otros puedan pensar.

-Dejar ir nuestra creencia de que todos deben ser y sentir lo mismo.

-Permitir a los demás la dignidad de vivir sus vidas a su manera.

Paso 10 – Continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando nos equivocábamos lo admitíamos inmediatamente.

Hubo momentos en que parecía que estábamos siendo molestados por sentimientos de miedo, rabia, dolor o vergüenza sin una explicación clara. Durante estas situaciones, ponemos en práctica los primeros tres Pasos. Reconocimos nuestra impotencia ante esta condición y afirmamos nuestra fe en el poder de Dios para equilibrarnos. Luego, le pedimos al Poder Superior que revelara lo que necesitábamos saber sobre esta situación. Por lo general, la respuesta llegaba y podíamos tomar cualquier acción que creyéramos apropiada. Si se tomaba tiempo en llegar, pedíamos paciencia y fe.

… Y cuando nos equivocamos lo admitimos de inmediato

Esta acción no fue fácil. Muchas veces buscamos excusas para nuestro comportamiento. Intentar racionalizar o justificar nuestras acciones y motivos se convirtió en una defensa contra la vergüenza que temíamos sentir al parecer menos que perfectos.

“No puedo reconocer mi fechoría a esa persona. Me vería como un tonto “

La agonía de la exposición parecía abrumadora. Nos ayudó escuchar historias contadas por aquellos que ya habían trabajado este Paso y aprendimos que nuestro miedo o confusión no era único.

PREGUNTAS DE ENFOQUE

¿Cuál es el motivo de cada una de mis enmiendas?

¿Qué AUTO-MODIFICACIONES puedo practicar?

¿Cómo dejaré salir mi lado juguetón?

¿Cómo me cuido cuando hago las paces?

¿Necesito pedir permiso a la otra persona antes de hacer cualquier enmienda directa?

¿Por qué es importante que deje de lado las expectativas? ¿Qué me ayuda hacer esto?

¿Tengo que ser entendido?

¿Cuándo se completa una enmienda? ¿Cuándo he hecho lo suficiente?

AFIRMACIONES

Perdón a uno mismo

“Me amo y me acepto. He asumido la responsabilidad de mi comportamiento con ……… y ahora soy libre de dejar ir el pasado “

Perdón a los demás

“He lidiado con mis sentimientos hacia …… .., y lo he perdonado. Dejé ir mis sentimientos hacia él / ella y permito que la paz y el amor se establezcan en nuestra relación “.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: