¿Qué son los límites?

¿QUÉ SON LOS LÍMITES?

“Límites” es un término que puede no resultar familiar para las personas nuevas en la recuperación. Hay muchos tipos diferentes de límites: internos, externos, físicos, emocionales, intelectuales, sexuales, de tiempo, de energía, etc. Los límites pueden considerarse como el establecimiento de límites, pautas o reglas básicas dentro de las relaciones personales. Son únicos para cada persona.

En las familias disfuncionales, los límites nunca son los mismos todos los días. A veces no hay límites en lo absoluto. Cambian y cambian según el clima emocional de las personas de esa familia. Muchos de nosotros pasamos toda la vida entregando nuestro poder a los demás. A menudo perdimos el sentido innato de lo que era legítimamente nuestra integridad personal – a veces confundiendo nuestra falta de límites con amabilidad, aceptación y amor.

Podemos ser “complacientes con la gente” y tener problemas para decir “no”. Es posible que no tengamos una idea de quiénes somos, qué está bien y qué no. Asistir a las reuniones, escuchar y la retroalimentación apropiada de un padrino u otra persona de apoyo, facilitará una mejor comprensión de los límites.

Límites físicos

Un ejemplo de un límite físico (o externo) es la “zona de confort” del espacio que te rodea. Cada persona tiene una distancia física que la incomoda. Este es un espacio flexible, que varía para diferentes relaciones y para circunstancias cambiantes en las relaciones.

Tenemos derecho a decir cuándo, dónde, cómo, por qué y quién nos toca o se acerca a nuestro cuerpo.

Límites emocionales

Todos tenemos derecho a tener nuestros sentimientos. También somos responsables de lo que hacemos con ellos y cómo los mostramos. Otras personas también tienen derecho a sus sentimientos y son responsables de su comportamiento a su alrededor.

Si una persona no puede manejar sus sentimientos, puede tratar de “descargar” los suyos sobre nosotros. A menudo no nos damos cuenta de esto y cargamos con las emociones de otra persona. Cada vez que tenemos sentimientos abrumadores, algunas de esas emociones pertenecen a otra persona. Nuestros propios sentimientos no nos abruman.

Merecemos salud emocional. Nuestra responsabilidad en la recuperación es no arreglar nuestros sentimientos ni los de otras personas. En la recuperación, ya no “menospreciamos” o descartamos nuestras propias emociones o sentimientos o los de otra persona como si no fueran importantes, innecesarios o incorrectos. Aceleramos nuestra recuperación sintiendo nuestros sentimientos. Hay un regalo al final de cada sentimiento.

Límites sexuales

La parte sexual de nuestro ser es nuestra y es sagrada. Tenemos derecho a elegir y establecer nuestros propios límites sexuales. Las violaciones de los límites sexuales pueden ocurrir a cualquier edad cuando alguien habla o toca nuestro cuerpo de una manera que es sexualmente ofensiva, dolorosa, aterradora, vergonzosa o vergonzosa para nosotros.
Este límite es verdaderamente personal: las violaciones de los límites sexuales pueden ser verbales, emocionales o físicas. Una violación puede ser tan horrible y aterradora como una violación o tan incómoda como un uso inadecuado de los ojos, como girarte los ojos o mirarte fijamente.

Si nunca nos enseñaron sobre el sexo o nos dijeron información incorrecta, se viola un límite sexual.

Límites mentales

Tenemos derecho a nuestro propio pensamiento. A medida que nos recuperamos, comenzamos a tomar nuestras propias decisiones sobre cómo pensamos. Permitimos que los demás tengan sus propios pensamientos sin interrupciones y sin burlas.

Límites espirituales

Específicamente, tenemos derecho a nuestro propio entendimiento y relación con nuestro espíritu, dios o poder superior de nuestra elección.

Cualquier tipo de violación de límites es espiritual. Cuando otros toman decisiones por nosotros, nos violan física o sexualmente, descartan nuestros sentimientos, desafían nuestro concepto de nuestro poder superior, ignoran, abusan o invalidan nuestro pensamiento, están jugando con nuestro poder superior y con esto interfieren con nuestra relación con el poder superior de nuestro propio entendimiento.

¿Cómo tenemos límites?

Estamos ejerciendo límites saludables cada vez que nos permitimos lo correcto:

  • Definir nuestro propio Dios.
  • Tener nuestros propios sentimientos.
  • Decir cómo y cuándo nos tocan físicamente.
  • Tener nuestros propios pensamientos.
  • También estamos ejerciendo límites saludables cuando permitimos que otros tengan estos mismos derechos.

Los límites se pueden considerar como el establecimiento de límites, pautas o reglas básicas dentro de las relaciones personales. Cada persona define estos límites en función de las experiencias individuales, los problemas de relación y el crecimiento.

En una relación sana, “establecer límites” significa no asumir demasiada responsabilidad, como hacer todos o tomar las decisiones iniciales. Los límites se discuten en relación con la satisfacción de las necesidades de un individuo sin usurpar los derechos de la otra persona. Implica comprometerse, compartir responsabilidades y respetar los límites de la otra persona. Establecer límites significa no perder la identidad y la individualidad de uno en la relación.

¿Por qué tenemos límites?

En las familias disfuncionales, los límites nunca son los mismos día a día. Cambian y cambian según el clima emocional de las personas de esa familia. A veces no hay límites en absoluto.

Una vez que comenzamos el viaje de recuperación, comenzamos a desarrollar nuestra autoestima y nos damos cuenta de las violaciones de los límites. Al principio notamos los obvios. Luego, a medida que crecemos y aprendemos, nos damos cuenta de las violaciones más sutiles.

Los hijos adultos pueden ser “complacientes con la gente” y tener problemas para decir “no”. Es posible que no tengamos una idea de quiénes somos, qué está bien y qué no. La autoestima puede estar baja. Aprender a identificar y establecer límites es esencial para la recuperación.

Los límites ofrecen el don de la integridad

Muchos de nosotros pasamos toda la vida entregando nuestro poder a los demás. A menudo perdimos el sentido innato de lo que era legítimamente nuestro – nuestra integridad personal – a veces confundiendo nuestra falta de límites con amabilidad, aceptación y amor.

En ACA aprendimos que el amor que buscamos provendría de la autoaceptación y la autoestima (incluido el tener límites). Éstas eran las avenidas que debíamos recorrer para recuperar nuestro derecho de nacimiento: el conocimiento de nuestra integridad.

1 -Con la ayuda de mi Poder Superior, aprendo a definir y mantener mis propios límites.
2.-Puedo decir “sí” a lo que quiero y “no” a lo que no quiero. La elección es mía.
3.-Yo sé quién soy.
4.-Tengo límites físicos. Diré “no” cuando no quiera que me toquen.
5.-Puedo estar cerca de otra persona sin perderme.
6.-Merezco tener relaciones con personas que respeten mis límites.
7.-Tengo un sentido claro de mí mismo en cualquier relación.
8.-Tengo el coraje de mantener los límites incluso si otros lo desaprueban.
9.-Tengo la capacidad de respetar mis creencias, valores y deseos personales.
10.-Estoy libre del miedo, la ira o el mal humor de los demás. Puedo desprenderme con amor.
11.-Con la ayuda de mi Poder Superior, libero toda culpa y miedo cuando digo “no”.
12.-Soy un ser humano valioso y merezco ser tratado con dignidad y respeto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: