5 Características de los hijos adultos de alcohólicos

Al crecer, siempre me sentí diferente. No me refiero a diferente porque tenía una habilidad atlética asombrosa o que fui bendecido con una alta inteligencia que me convirtió en un candidata para Harvard, me sentía diferente en que provenía de una familia alcohólica con la que la mayoría de las personas que conocían no podían relacionarse. Recuerdo una vez en una noche, en la escuela secundaria, donde decidí abrirme a un grupo selecto de amigos sobre el consumo excesivo de drogas de mis hermanos.

Pensé con certeza que una vez que los completara con todos los detalles sórdidos, mi pase de acceso total al club cool sería revocado y me dejaría atravesar los dramas de la adolescencia solo. Me sorprendió y me alivió en secreto cuando pareció que mis amigos apenas estaban desconcertados por los detalles que compartí. Lo que me llevó a creer que tal vez, a pesar de haber sido criado y relacionado con un grupo de adictos, realmente no era tan diferente después de todo.

Desafortunadamente, mi euforia se esfumó tan pronto como me enteré, unos días después de mi confesión, que mis amigos habían decidido por unanimidad que yo había inventado todo lo que les dije. Así que no solo volví a sentirme diferente, sino que gracias a un par de niñas preadolescentes maliciosas también fui etiquetado como mentiroso.

No fue hasta que comencé a asistir regularmente a las reuniones de ACA cuando tenía 20 años que pude conectarme con otras personas que también habían sido afectadas por la adicción. Una vez que me di cuenta de que no estaba solo, poco a poco abrí mi mente a la posibilidad de que tal vez lo que temía me hacía diferente de otras personas, en realidad no era tan malo. Este descubrimiento me inspiró a aprender todo lo que pude sobre la adicción.

1.-Los hijos adultos de alcohólicos tienen dificultades para divertirse

Hice mi primer viaje al extranjero, con mi esposo, en 2011. Se suponía que iba a ser el viaje de mi vida con un itinerario que incluía paradas en Italia, Alemania y Polonia. Al principio, estaba emocionada, pero a medida que el viaje se acercaba, me sentía cada vez más miserable. En lugar de anticiparme a toda la diversión que podríamos tener, me preocupé por todas las razones por las que no merecía ir.

Durante el viaje, contra el fondo del río Rin en Alemania y las grandes plazas de Italia, me peleé con mi esposo y dejé que mis cambios de humor absorbieran hasta la última gota de alegría de la experiencia. No era que no quisiera divertirme, sino que se trataba más de no permitirme divertirme porque estaba convencido de que no me lo merecía.

Una vez que terminaron nuestras vacaciones, pensé en las otras áreas de mi vida en las que saboteé la diversión y solicité la ayuda de mi terapeuta para superar esos impulsos. Su consejo fue simple: “Dawn, tienes que luchar y hacer un esfuerzo deliberado para elegir la diversión con la mayor frecuencia posible”. Todavía estoy trabajando en esto y de vez en cuando vuelvo a caer en mis viejos patrones, pero al menos ahora sé que tengo una opción y que de hecho está bien e incluso es necesario que elija la diversión.

2.-Los hijos adultos de alcohólicos se juzgan a sí mismos sin piedad.

La organización no es una de mis fuerzas. Claro, sé dónde están escondidas todas mis sábanas ajustables en el armario, pero cuando se trata de papeleo y manuales de instrucciones para dispositivos electrónicos, soy un desastre de primera clase.

Hace unos meses, olvidé por completo el número de PIN de mi tarjeta de débito y, después de abrir varios cajones de la casa, no pude encontrar el papel en el que lo escribí.

Podría haber resuelto fácilmente el problema llamando a mi banco y colocando un nuevo pin, pero en cambio me senté con las piernas cruzadas en el piso de mi sala de estar, enterrada en una pila de papeles al azar, y procedí a reprenderme y a juzgarme sin piedad. Una y otra vez gritaba sobre lo jodidamente idiota que era y lo estúpida que tenía que ser para olvidar algo tan simple como un número de pin.

Como la mayoría de los ACOA, crecí culpandome por todo lo que salia mal en mi familia. No importa qué tan limpia mantuviera la casa o cuán estrictamente siguiera las reglas, nunca fue suficiente para mantener a mis hermanos fuera de la cárcel o evitar que mi madre bebiera hasta aturdirse. Como resultado, me convertí en un nazi del perfeccionismo e incluso hoy, como adulta, soy propensa a castigarme por cosas que son tan tontas como perder mi número de pin.

3.-Los hijos adultos de alcohólicos son extremadamente leales, incluso ante la evidencia de que la lealtad es inmerecida.

El último chico con el que salí, justo antes de conocer a mi esposo, rompió conmigo porque me negué a hacerle una mamada. Lo último que dijo, después de que intenté explicarle por qué me sentía tan incómoda con su petición fue: “Deberías estar bien con las mamadas a tu edad. Ya no estás en la escuela secundaria “.

Una parte de mí sabía que este idiota no merecía una disculpa o una llamada telefónica, pero lo llamé de todos modos, unos días después del incidente, con la esperanza de arreglar las cosas. Desafortunadamente, usó la llamada como su oportunidad para reprenderme y avergonzarme. Pasó unos buenos 20 minutos hablando de lo paranoica que era yo, de cómo todos nuestros amigos en común pensaban que estaba loca y de que tenía demasiados problemas con los que él podía lidiar si continuaba conmigo.

Colgué el teléfono llorando, convencida de que había hecho algo mal y que yo era responsable de su reacción. Eventualmente me di cuenta de que no le debía nada a este tipo y ciertamente no necesitaba soportar su abuso verbal solo porque su ego masivo había sido magullado.

Hoy, puedo decir honestamente que estoy agradecida por el incidente de la mamada simplemente porque me obligó a prestar más atención a la calidad de los hombres que dejé entrar en mi vida y a cuestionarme por qué seguí eligiendo ser leal a los adictos a la coca, los alcohólicos y pendejos incluso.

4.-Los hijos adultos de alcohólicos tienen dificultades para seguir un proyecto de principio a fin.

Recuerdo estar tirado en el piso de la habitación de mi amiga la noche antes de su boda. Mientras ella estaba ocupada empacando trajes de baño y aceites bronceadores para su exótica luna de miel, yo estaba ocupada gimiendo con ella acerca de que mi vida de mierda era injusta, “Dios, es tan difícil”, me quejé hasta del techo. “Mi carrera no existe, No puedo encontrar un chico decente con quien salir … ¿Qué diablos me pasa? “

Sin perder el ritmo, mi amiga se apartó de los montones de ropa en su maleta y dijo: “En todos los años que te conozco, Dawn, nunca te he visto terminar nada de lo que empiezas. Tal vez ese sea tu problema “.

Al crecer, las adicciones de mis padres tuvieron prioridad sobre todo lo demás. Entonces, en lugar de aprender cómo dividir las metas en partes manejables o cómo resolver problemas, aprendí cómo sobrevivir en un entorno caótico donde las armas, las drogas y la violencia eran peligros cotidianos.

Aunque hoy soy un adulto en mis 30 y estoy muy alejada del caos de mi juventud, todavía me resulta difícil terminar lo que comienzo. Pero al menos ahora no dependo de los alcohólicos que conozco para que me enseñen que puedo asumir la responsabilidad, mostrarme y encontrar el apoyo que necesito para seguir adelante.

5.-Los hijos adultos de alcohólicos se sienten diferentes a otras personas.

Hace varios años tuve una amiga cuya madre era una acaparadora. Mientras tomaba varias tazas de café Starbucks y trozos de pastel de arándanos, me contó cómo era vivir en una casa donde apenas había espacio suficiente para respirar y mucho menos un lugar cómodo para sentarse. Al crecer, temía, al igual que yo, que ella fuera diferente a otras personas. Y cuanto más compartía, más me di cuenta de que, aunque su madre era una acaparadora y mi madre era alcohólica, los dos estábamos igualmente jodidas de maneras sorprendentemente similares.

Entonces, tal vez ser un ACOA realmente no me hace tan diferente de una persona que creció con una madre controladora o con un padre con obesidad mórbida o con un hermano con una enfermedad crónica. Tal vez sean nuestras diferencias percibidas las que nos hacen más similares de lo que creemos.

Después de todo, ¿no estamos todos recuperándonos de algo?

Este artículo ha sido examinado y autorizado por SoCal ACA Intergroup. Artículo de: Dawn Clancy, vía: the fix

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: